Madrid 2020. Crónica de una muerte no anunciada.

Madrid2020 logoReconozco que el sábado tenía el corazón dividido ante la idea de que nos dieran los Juegos Olímpicos. Por un lado, es un evento que me apasiona y me encantaría que se celebrara en España. Guardo un grato recuerdo de Barcelona 92, a pesar de ser bastante pequeña por aquel entonces. Es un acontecimiento que lleva implícito una serie de valores muy positivos y en otras circunstancias no me habrían asaltado esas dudas. Vaya por delante. De otra parte, los motivos que creo que han influido para no recibir los votos necesarios y que voy a exponer a continuación.

Primero: La crisis económica. Vender un acontecimiento como éste llamándolo “los juegos de la austeridad”, no suena muy glamuroso ni apetecible. De hecho, a mí la palabreja me da cada día más grima. Y lo hacemos no por causas humanitarias, medioambientales, educativas… Lo hacemos porque no tenemos un duro. Bueno, para lo que queremos. Resulta que después de relatar esta milonga, nuestra delegación contaba con 180 personas allí presentes. La de Estambul 75 y la de Tokio 100. Se ofreció a Nadal fletarle un vuelo privado de vuelta, se gastaron 42000€ sólo en trajes… No voy a preguntar de donde sale esta guita, porque me temo que ya lo sé. El caso es que la vicepresidenta del COI nos recomendó que utilizáramos el dinero previsto para los JJOO en menesteres más necesarios para el país. Eso puede darnos una pista. Porque a pesar de tener el 80% de las instalaciones (que no sé si supuso una ventaja o un hándicap, es probable que muchos pensaran que se iban a quedar obsoletas), aún restaba una buena cifra por invertir y gastar.

madrid2020 otroSegundo: La imagen del país. Rajoy en incapaz de aprenderse un discurso de memoria de tres minutos, de enfatizarlo de manera diferente según el acto y de hacerlo en inglés. Ojalá esto fuera lo peor. En el ámbito internacional lo último que se sabe de él y de su partido, es que están envueltos en un caso de corrupción que habría hecho caer a cualquier otro gobierno, pero él no sólo no dimite, sino que tiene que ser presionado por los medios para acudir a dar explicaciones. La señora Botella, alcaldesa por dedocracia, estaba sobreactuada, si bien supongo que alguien le recomendó que lo hiciera así y oye, ella lo intentó. El mejor parado fue el príncipe Felipe, una persona educada para hacer lo que hizo (porque esa es su única función) y perteneciente a una institución obsoleta como es la monarquía y teñida en nuestro país de Urdangarín, Corina, elefantes muertos, etc. Eso sí, un buen discurso. Y encima nos perdemos a Gasol por un fallo eléctrico, que ya es mala suerte. Por supuesto, la contraposición de portadas extranjeras, viendo a gente rebuscar en la basura, a la vez que se pagan cifras astronómicas por un jugador de fútbol, tampoco parece que de buena imagen.

Tercero: El dopaje. Deberíamos haber tenido preparada una respuesta espectacular ante una pregunta que nos iba a caer sí o sí. Lo de que en España la justicia es lenta, igual es cosa mía, pero no suena a una buena contestación. Por no hablar de la mofa que debió suponer el oírnos decir que estamos al mismo nivel que los sitios más duros con este tema. Es cierto que se ha cambiado la Ley y se han llevado a cabo operaciones. Pero aún queda trecho. Durante años hemos sido permisivos con este tema –como lo somos con muchos otros, ahí vemos la corrupción y el dinero negro- y ahora nos tienen en el punto de mira. Y todavía hay muchos que dicen que es pura envidia. Mira, seguro que algo de envidia hay en muchos lares, pero vamos a ser un poco autocríticos y ver la realidad.

Cuarto: Humo. Bueno, esto no sé si habrá tenido repercusión en que nos eligieran o no, pero sí en el ánimo del país. Darnos a entender que éramos virtuales ganadores y después, que no serlo es una injusticia y un tongo, es vendernos humo, además de no dar una imagen demasiado deportiva. No hay duda de que nos esforzamos para llegar ahí, pero yo pienso que las otras candidaturas también lo hicieron. Un poco de “fair play” y de crítica interna.  El logotipo de TVE que nos mostraba el tiempo restante para la elección lo decía todo. Daban por hecho que lo sabríamos pasadas las diez de la noche. Sin embargo antes de las nueve, ya estábamos eliminados. Juzgar si merecíamos quedar segundos tampoco nos sirve de mucho. Tokio se mostró como la opción preferida desde el principio. Ser eliminados antes o después es irrelevante. Pero interesa tenernos expectantes con este tema. Cuanto más tiempo mejor, a ver si nos olvidamos de recortes, mentiras, fiascos y demás. Durante los últimos días he tenido arduos debates sobre la rentabilidad de celebrar unos JJOO. Los estudios económicos son dispares y mi conclusión es que depende de muchos factores. Eso me ha hecho creer, que en el momento actual, aquí iba a enriquecer a unos cuantos, a los de siempre, mientras los demás lo veíamos pasar. Y que la rentabilidad principal que se esperaba no era en euros, sino en réditos políticos. Una ocasión de ponerse medallitas, de decirnos que nuestra imagen exterior era maravillosa (se ve que no) y de darnos ilusión, en un país obsesionado con el deporte, para tratar de dejar de lado los otros problemas.

Quinto: Factores externos. A pesar de que me parece más relevante fijarnos en aquello que depende directamente de nosotros, porque se puede analizar y mejorar, no voy a negar que pueda haber también otras motivaciones ajenas a nuestro trabajo. La rotación de continentes, las intenciones de otras capitales europeas de celebrar los Juegos del 2024, el conflicto con Gibraltar o los intereses económicos, son también elementos a tener en cuenta.

Teniendo todo esto en cuenta y tras la decepción del sábado, flota una pregunta en el aire. ¿Debería Madrid volver a presentarse para el 2024? Y yo me hago otra. ¿En qué va a gastarse el dinero presupuestado para los JJOO de 2020?

Anuncios
Categorías: Artículos | Etiquetas: , , , , , , | 4 comentarios

Navegador de artículos

4 pensamientos en “Madrid 2020. Crónica de una muerte no anunciada.

  1. frinco

    Venga ya!! Cuanta negatividad!! Los JJOO son la mejor forma de entretener un pais , son todo ventajas!!

    El sabado , cualquier europeo que viera el discurso estaba deseando tomarse una relaxing cup of cafe con leche in the Madrid de los Austrias…esos son muchos euros.!!

    ¿Trabajo que se crearía? No menos de cinco o seis comites con 15 o 20 politicos, asesores y embajadores. Son muchos empleos!! Y si trabajas como voluntario dejarsde contar para el Inem, asi que eso son 80000 parados menos. No olvides la instalación de parquimetros en la peineta durante los eventos , que garantiza un pastizal para el ayuntamiento.

    En cuanto a presentarnos al 2024, pues claro que tenemos que ir. Ya es una tradición , como el calvo de la Navidad. Estamos ya a un par de rechazos más de poder presentar una presentación, al estito de : ” Papa, por que somos españoles?” o un video musical tipo ” El olimpiki se baila así, 1- El olimpiki 2-Los favoritos 3- El poli Diaz 4-el samaranch”

    Y tu otra pregunta de en que vamos a gastar el dinero presupuestado…alma candida, ese dinero ya esta gastado mucho antes de presentarnos ( las olimpiadas sólo son un escenario ideal para blanquear facturas…).

    El cancer de las olimpiadas es la delegación que enviamos a convencer por esos mundos, si la mitad no quieren ni ser españoles y están ahi por cobrar o por pelotear a politicos a cambio de chanchullos. Para Madrid 2024, la delegación constará de un presidente , “Salva balesta” , quien formará un equipo de 5 legionarios. Ahi es donde esta la captación de votos!!

    Me gusta

    • Yo no veo negatividad por ningún lado ;). Es cierto que habría sido la mejor manera de entretenernos a los españoles. El relaxing cup of cafe con leche es hasta entrañable. Me ha surgido otra duda. ¿Qué hacía allí Florentino con su avión privado y todo, trasladando políticos que no querían ir en vuelo regular? ¿Tendrá algo que ver con sus empresas o fue un acto de caridad? También me pregunto que selección pasaron los que fueron con el Comité. Lo que más pena me da son esos deportistas de disciplinas minoritarias (casi todas menos el fútbol) que están pendientes de becas y ayudas y que sentían que esta era su oportunidad. Y también por los aficionados como yo, a los que nos gustan los JJOO y nos hacen casi alegrarnos de esta derrota.

      Me gusta

  2. A mi si me apetecían unos juegos olímpicos en España, también entiendo que hay necesidades más importantes en la que invertir el dinero.
    No comprendo porque los miembros del COI vienen a ver las instalaciones y dan una nota previa, no vale para nada…
    Los discursos de nuestros políticos fueron malos, tirando a pésimos, pero para mi la presentación tampoco es muy importante, el 99% de los miembros ya saben a quien va a votar antes de verla.
    La pregunta del dopaje estuvo fatal contestada, y mira que estaba claro que nos la iban hacer… pero ni por esas.
    Creo que Madrid no se debe presentar a 2024, y me da a mi que no veré otros juegos olí-mpicos en España….espero equivocarme

    Me gusta

    • A mí apetecerme, también me apetece, pero me preocupa mucho la forma en qué se hacen las cosas. Las notas, bueno, puedes sacar una calificación en un examen y tu valoración general puede ser otra. Los discursos de nuestros políticos probablemente a quién más afecta es a nosotros, que lo vemos y entran ganas de llorar. Pero lo del dopaje fue increíble, si alguien tenía dudas por nosotros por ese tema, no nos votó después de la respuesta.
      No pierdas la esperanza, que eso nunca se sabe.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: