Gamonal (Permítannos no ser violentos)

Descubrí la existencia de Gamonal el año pasado mientras trabajaba en Burgos y varios de mis alumnos pertenecían a este enorme barrio obrero de la ciudad castellanoleonesa. Sin embargo, el verdadero descubrimiento se ha producido en los últimos días con las revueltas de las que se han hecho eco medios nacionales e internacionales.gamonal1

Los políticos no dan crédito a este alboroto y yo entiendo a la perfección su desconcierto. Nos han mentido, desestabilizado, robado e ignorado con absoluta tranquilidad y nada de esto había sucedido. Es probable que ahora mismo estén en una reunión de urgencia, tratando de sacar un decreto ley (esa norma que debería de ser excepcional, porque interfiere en la separación de poderes, pero que últimamente supone la base de nuestro ordenamiento) que haga subir de golpe al Burgos Club de Fútbol a Primera División. Pensarán que muchos problemas se habrían ahorrado haciendo coincidir el horario de los partidos con el de las manifestaciones. O quizá, esta vez no.

Lo que más me molesta es ver como se les llena la boca condenando la violencia, como si esta palabra sólo incluyera actos como quemar contenedores. Yo condeno la violencia, pero toda ella, también la que infringen ellos sobre el pueblo. Esos que creen que la democracia debe de ser sólo poner un voto en una urna cada cuatro años y soportar el chaparrón. Los mismos que nos imponen decretos, indultan a sus amigos mientras pierden otras peticiones de indulto o nos piden que trabajemos más por menos a la vez que se otorgan unas pensiones vitalicias y compatibles con otras actividades. Sí, esos que creen que la iniciativa legislativa popular es un taco de folios para reciclar y que la palabra referéndum no viene en el diccionario. Los que deciden no responder preguntas incómodas o destruyen pruebas antes de serlo. Los que eligen miembros del poder judicial para ser defendidos en vez de vigilados  y que se ríen de los ciudadanos declarando que un juez debe sentenciarlos culpables para que haya también consecuencias políticas, aunque las evidencias den vergüenza ajena y no siempre constituyan delito. Perdónenme si les doy una mala noticia: todos estos actos también son un tipo de violencia.

A nadie nos gusta ver destrozos y golpes, pero los cauces democráticos de los que hablan no existen, por no hablar de la Ley que quieren aprobar para dificultar incluso el derecho al pataleo. Salimos a la calle y no importa; se recogen firmas y las obvian; aparecen jueces tratando de esclarecer los casos de gente importante y los critican; si hay un aeropuerto sin estrenar es una anécdota; si se privatizan servicios y salen beneficiados los de siempre, eso es eficiencia;  tener puestos a dedo cientos de asesores es necesidad; si se recorta en sanidad y educación es un mal necesario; dar dinero a los bancos, una obligación. Y podría seguir llenando párrafos con multitud de ejemplos.

Efecto-Gamonal-300x198La realidad es que si no hubiera habido altercados en Gamonal, no habrían conseguido nada. Y la otra realidad es que si queremos una verdadera democracia y la posibilidad de progresar, debemos de empezar a movernos todos ya, con cauces pacíficos y legítimos. Pero dennos estos cauces. Por favor, permítannos no ser violentos.

Anuncios
Categorías: Artículos | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: