No soporto a los que abren las ventanas

El miércoles pasado, como cada día a las ocho de la mañana, fui a rehabilitación. En la calle habría unos cero grados centígrados.  La sala donde estamos tiene una climatización bastante mejorable y el calor y el frío juegan al ratón y al gato.

Me dispuse a hacer mis ejercicios en las espalderas y en un pedazo de pared que había libre y cerré una ventana abierta  que creaba una intensa corriente. En ese momento oí la voz de una fisioterapeuta, lo bastante alto para que la escucháramos, pero lo suficientemente entre dientes  como para no recibir respuesta. Vino a decir algo así: “No tendrán otra pared donde ponerse”.

gris ventana abierta

“Ventana abierta” de Juan Gris

Lo primero que me pregunté es cómo habría conseguido su carrera aquella mujer si no era capaz de saber que las únicas espalderas del gimnasio están ahí y que el único hueco de pared lo bastante grande también. Lo segundo, es cómo se puede ser tan desconsiderada, más aún siendo la supuesta profesional. Y lo tercero, que está muy bien elegir la ventana que pilla a otros en medio. En cuanto yo me fui a una camilla ella volvió a abrirla. Al rato otro usuario quiso cerrarla y allí estaba de nuevo la fisio para tratar de impedirlo. Demasiado tiempo libre para estar pendiente de una ventana en vez de estarlo de los pacientes.

El caso es que pensándolo bien, esta situación es un continuo que se da en muchos lugares y casi siempre de igual manera. Alguien que tiene calor quiere abrir una ventana que crea una corriente a los que están en un determinado lugar (nunca a él). Lo he visto en aulas, oficinas o incluso en el coche. ¿No conocemos todos a alguien al que le entra un repentino sofoco y baja la ventanilla sin preguntar a nadie?

Ponerse de acuerdo en la temperatura es un conflicto habitual, pero hay normas claras de convivencia y una de ellas es que a nadie le pille por el medio una corriente de aire. Se pasa frío, malestar y se cogen catarros. Y ya no te digo nada en el primer ejemplo, donde hablamos de pacientes en rehabilitación, enfermos, personas mayores, etc.

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

“Muchacha en la ventana” de Salvador Dalí

He llegado a la conclusión de que hay cuatro tipos de personas:

          Los que abren la ventana y además quieren mantenerla así caiga quien caiga.  Son individuos que sólo piensan en sí mismos y con tendencia a mirarse el ombligo. Creen que el mundo gira por y para ellos.

          Los que preguntan mientras abren la ventana, con la esperanza de que nadie se atreva a quejarse. A veces someten la cuestión a votación o presionan a los que se sienten damnificados. Son parecidos a los anteriores, pero temen las críticas y requieren la aprobación de los demás. Si después surge algún problema, siempre tienen la excusa de: “si yo pregunté…”

          Los que preguntan antes de abrir la ventana. Tienen en cuenta la opinión del resto. Dentro de este grupo los habrá más preocupados (pendientes de si la acción ha traído muchas molestias) y más cumplidores (ellos ya han pedido opinión, si alguien no está de acuerdo que lo diga).

          Los que no abren la ventana. Saben que va a haber corriente y no quieren poner en el apuro de decir que no a los que están en su camino. Además, tampoco se sentirían cómodos sabiendo que hay perjudicados.

He obviado a esos que no se enteran de nada y abren la ventana porque otros se lo dicen o porque ni se imaginan que pueda haber una corriente (a veces hasta les pilla a ellos en medio). Tampoco cuentan para esta clasificación las ventanas abiertas que no traen consigo ninguna consecuencia negativa. Igual parece una división muy radical, aunque en los pequeños detalles es dónde se descubre a la gente. Podría dar un pase a los del tercer grupo, especialmente a los preocupados. Pero, en general, ya digo: No soporto a los que abren las ventanas.

Anuncios
Categorías: Artículos | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: