Microrrelatos: El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral

    Aprovechando los artículos referidos al microrrelato —con motivo del reto Préstame tus palabras—, voy a publicar algunas entradas dedicadas a este género, aunque no lo haré de manera continua sino intercalando otros tipos de textos.

    Getafe negroA continuación vais a encontrar tres historias que escribí para el concurso de microrrelatos Getafe Negro en el 2011. Los cuentos debían de comenzar con la frase que titula este post y no superar las 150 palabras (título y frase inicial aparte). Traté de encontrar tres argumentos completamente diferentes y esto fue lo que resultó.

    No abras los ojos

    El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral. Las piernas le fallaron justo antes de pasar por el Arco de las Campanas. En su mente tan sólo la imagen de Paula como una fotografía en blanco y negro. Ojalá hubiera podido transmitirle cuanto la amaba. En vez de eso, quien sabe lo que contarían de él ¿Lo mostrarían como un traidor? ¿Cómo un héroe quizá?

    Cuando la noche antes se topó con aquellas mujeres saliendo de las dependencias del Papa, supo que no escaparía del edificio con vida. Los ojos que miran lo que no debe saberse no vuelven a ver. Tras estar retenido durante horas, con la única compañía de una jarra de agua, la puerta se abrió. El comandante no lo dudó dos veces y echó a correr. Mientras caía comprendió que ese líquido incoloro es lo que no le permitiría ponerse de pie. Nadie sabría jamás la verdadera causa de su muerte.

    Cronología y uniforme de la Guardia SuizaÚltimo día en El Vaticano

    El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral. Si lo hubiera hecho ahora estaría muerto, al igual que decenas de personas a las que el atentado pilló desprevenidos. Esta vez la espada de Damocles estaba a su favor. O quizá no tanto. Nunca borraría de su mente toda aquella gente muerta o mutilada, algunos compañeros de fatigas.

    El corazón le palpitaba deprisa. Sólo podía tomar una dirección. Había encontrado el rastro y era el momento de actuar. El caos lo inundaba todo, lo que permitiría una escapatoria rápida. Ahora o nunca. Localizó el vehículo de los terroristas a punto de partir. No tenía ningún plan, así que se situó en medio de la carretera impidiendo la huida. Los individuos no iban a detenerse. Agarró el arma, pidió ayuda a Dios y disparó. Aquel disparo valió una condecoración, pero el comandante ya no era la misma persona. Sus pies jamás volvieron a pisar El Vaticano.

    Un nuevo edén

    El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral del tiempo. Fue de los pocos que, teniendo la oportunidad de marcharse, decidieron permanecer en el año 2201. Si todas las personas con medios y poder escapaban, ¿qué pasaría con el planeta? La población estaba fuertemente mermada por culpa de la guerra bacteriológica y los que quedaban deseaban huir, pero la energía se había terminado. El Comandante, un hombre inteligente, fuerte y experto en tecnología, tomó el control y diseñó una ciudad submarina inmune a las toxinas. Calculaba que en doscientos años podría volverse a vivir en la superficie. Ese era el período que debían resistir. Reclutó gente de todos los lugares a los que daba una esperanza, asegurando que sus nietos volverían a heredar la tierra. Durante la construcción muchos murieron y el propio Comandante enfermó, aunque consiguió mantenerse vivo hasta ver terminada la ciudad, momento en el que sus ojos se cerraron para siempre. Nadie lo olvidaría jamás.

¿Qué micro os ha gustado más? ¿Qué habríais escrito vosotros?

 

Anuncios
Categorías: Relatos | Etiquetas: , , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Microrrelatos: El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral

  1. davidrubios

    Estoy entre el primero y el tercero. El primero es negro, negro. No solo en la forma, si no en todas las historias que apenas se vislumbran. Pero el tercero es pura ciencia ficcion, si bien el final es demasiado amable y yo siento predilección por los finales “malos”
    Un abrazo

    Me gusta

    • Yo reconozco que el que creo que más me gusta es el primero, pero lo que traté es que fueran completamente diferentes en todo. En el caso del tercero, lo de situarlo en el futuro se me vino a la mente precisamente por innovar. Mucha gente participa en este concurso y ninguno de los que leí lo habían hecho. No es lo primero que se viene a la cabeza con esas palabras. Lo que más me costó precisamente fue el final, porque la historia daba para mucho más en la cabeza. Es amable en el sentido de que terminan la ciudad, aunque el coronel muere y tampoco sabemos si se salvarán o no… dejarlo así me pareció la mejor solución. ¡Muchas gracias por dejar tus impresiones! Un beso.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: