¿Cómo es posible que el alcalde de Valladolid lleve casi 20 años en su puesto? 4 razones a estudiar

El alcalde de mi ciudad ha vuelto a poner a Valladolid en el mapa. No se habla de nuestra gastronomía, no. Tampoco ha sido para comentar que están a punto de llegar las fiestas. Qué va. Ni he oído nada sobre el encanto de la zona histórica, de las gentes del lugar o de la realización de un acto cultural. Nada.

Tweet escrache de sujetadoresLa realidad es que somos famosos por nuestros sujetadores y no porque tengamos una gran industria textil. Para los que vivimos aquí no es nuevo. Para el resto, me da que tampoco. No es la primera vez que escuchamos declaraciones lamentables de este señor y aparecen en todos los medios una y otra vez.

De corte machista, podemos recordar el comentario casi obsceno sobre los labios de Leyre Pajín, el trato mostrado ante Soraya Rodríguez en el duelo por la alcaldía (Me han acusado de todo menos de violar a Soraya, pero se comprende…) y las declaraciones sobre que no veía adecuado que las chicas practicaran rugby y boxeo, siendo mucho mejor que se apuntaran a gimnasia rítmica o patinaje.

También ha tenido otras salidas de tono sobre las bodas homosexuales, el juez Garzón, Fraga, la paridad, la ley antitabaco, Javier Bardem y Penélope Cruz, Logroño, Zaratán… Temas muy variados. Como veréis, de todo sabe. Cuando tengáis un rato buscadlo por la red porque no tiene desperdicio.León de la RivaMuchos piensan “pobres vallisoletanos”, hasta que descubren que gobierna con mayoría absoluta y que en 2015 León de la Riva cumplirá veinte años en su puesto. “¡Pero veinte años no es nada!” que diría Gardel. Pues sí es, sí. Y esto nos lleva a la conclusión de que tenemos los dirigentes que nos merecemos.

Yo llevo tiempo devanándome los sesos para tratar de encontrar los posibles motivos de esta situación y se me han ocurrido los siguientes, aunque no digo que esté en lo cierto. A lo mejor alguno de vosotros es capaz de aportar más luz al tema. O quizá podríamos incluir el caso en un “Expediente X”.

1. Muchos votantes son como los fans de Justin Bieber

Son leales a un partido haga lo que haga. Da igual si los mienten, roban o ridiculizan. No importa si mantienen las ideas por las que ganaron sus puestos o si las destierran por completo. Los votantes-fans hacen oídos sordos a lo que sucede a su alrededor, manteniéndose en una burbuja particular.

2. Somos como niños y nos gusta que nos manden

A veces tengo la sensación de que la sociedad española no se siente del todo preparada para asumir su propio destino. Por eso aceptamos la no democracia en la que estamos. Un voto cada cuatro años y a aguantar carros y carretas. En ningún lugar se exige el cumplimiento de las promesas realizadas y son los propios cargos políticos los encargados de elaborar las leyes electorales, establecer sus funciones y sueldos, etc. León de la Riva es un déspota y lo ha demostrado en reiteradas ocasiones. A él nadie le dice lo que puede o no puede hacer. Y eso permite a la ciudadanía no dar muchas vueltas al coco para dar ideas de mejora porque, total, nadie va a tenerlas en cuenta.

3. Nos ponen los imputados

El alcalde de Valladolid no es una excepción a otros personales de su estilo y ser “cacique” implica serlo para todo. En 2012 tuvo que declarar por presuntas irregularidades urbanísticas (la manipulación del PGOU) y este mismo año se sentará en el banquillo por desobedecer reiteradamente una sentencia que afecta al edificio en el que reside. Ni la justicia le impone respeto. Siente que él es la justicia. Eso le otorga un aura de héroe de película. Y la gente está deseosa de héroes, de tener su propio Superman o Batman pucelano.

4. Todo el mundo hace algo bien

No vamos a negar que la soberbia del alcalde de vez en cuando es productiva. Quiere que la ciudad que él dirige sea la número uno del mundo. Está deseoso de eventos novedosos, ha impulsado la ciudad como sede de congresos, arreglado las calles, etc. Y esas son cosas que gustan. Para mí el problema es que no tiene en cuenta a todos cuando toma decisiones y que se comporta como el jefe, cuando los verdaderos jefes somos los ciudadanos (esto no es un problema sólo suyo, sino de la mayoría de dirigentes del país). Y lo que ha hecho bien me parece perfecto, pero no me compensa. A otros, sin embargo, les produce un especie de éxtasis que les borra de la memoria las meteduras de pata.

Después de estas reflexiones, las dudas que me asaltan son: ¿volverá a presentarse León de la Riva a los comicios de 2015? Si lo hace, ¿ganará? ¿Tendrá mayoría absoluta? Y cuando la justicia vuelva a ordenarle poner en regla el edificio donde reside, ¿por fin acatará la sentencia? ¿O se atrincherará en su piso a lo Chanquete cantando con una guitarra “no, no, no nos moverán”?

Anuncios
Categorías: Artículos | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: