Publicaciones etiquetadas con: El relato del mes

Recomendaciones de libros para este verano según tu personalidad

Es verano, hace calor y agosto es un desierto. No todo el mundo está de vacaciones pero lo parece. Se nota especialmente en el tráfico de la carretera… y de los blogs. A pesar de ello, la lectura se convierte en un lindo oasis entre tanta arena.

Aquí van algunas recomendaciones literarias según tus gustos para estos días de hastío

*

Portada de La caída de los gigantes de Ken Follet

Para los amantes de la historia. La caída de los gigantes de Ken Follet. En 2014 se han cumplido cien años del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Si quieres conocer un poco mejor el conflicto de una manera novelada, este libro se convierte en tu gran aliado.

Portada la verdad sobre el caso Harry QuebertAdoras el suspense y los giros inesperados de la trama. La verdad sobre el caso Harry Quebert de Jöel Dicker. Un escritor bloqueado, su antiguo profesor y una desaparición sin resolver. Cuando piensas que ya has llegado a una conclusión acertada, el guión cambia de nuevo.

Portada de El relato del mes 2012Soy episódic@. El relato del mes 2012. Siguiendo la estela del anuncio de la cadena AXN, que diferencia a los televidentes de series como episódicos —los capítulos comienzan y terminan— o dramáticos —la historia se desarrolla capítulo a capítulo—, recomiendo este libro a todos aquellos que deseen disfrutar de relatos cortos (algunos de ellos escritos por mí).

Portada El tiempo entre costurasPues yo soy dramátic@. El tiempo entre costuras de María Dueñas. A mí me gusta más leer el libro primero y ver la película después, pero si tú has visto la serie de televisión y te ha encantado, esta lectura no te defraudará.

Portada de el principitoFan de los clásicos. El principito. A pesar de que su autor, Antoine Saint-Exupéry, falleció hace ahora 70 años, la magia de su obra perdura y sigue dando lugar a distintas publicaciones y homenajes.

Portada de la princesa prometida¿Eres romántic@? La princesa prometida de William Goldman. Debo de admitir que esta es una recomendación “trampa” porque aún no he leído la novela. Es el título que pretendo comenzar en breve. Si es la mitad de bueno que la película —“Hola, me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir”— sé que me encantará.

Portada de Once anillosEnganchad@os al deporte. Once anillos de Phil Jackson. Once es el número de títulos que ha ganado Phil Jackson como entrenador en la NBA (serían trece si contamos los dos como jugador). De género biográfico, la portada del libro resume lo que vas a encontrarte en sus páginas: “De la mano del mejor entrenador de todos los tiempos, aprenderás a despertar todo lo positivo de los que te rodean y trabajan contigo”.

Portada TangramPuedes pasarte horas haciendo puzzles y resolviendo pasatiempos. Tangram de Roger Lee. No es un libro al uso, sino un compendio de figuras para realizar con las siete piezas del milenario juego chino. Incluye el tangram y más de mil figuras con sus soluciones.

Portada de las vacaciones del pequeño NicolásY para los peques. Las vacaciones del pequeño Nicolás de René Goscinny e ilustrado por Sempé. Ya sabéis que tengo auténtica debilidad por este personaje y ya que hablamos de vacaciones, ¿por qué no conocer las suyas?

Esta es mi pequeña selección. ¿Cuál es la tuya? ¿Has leído alguno de estos títulos? ¿Te han gustado?
Anuncios
Categorías: Mundo literario | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

464º

     Jamás volváis a llamarme Carlos. En Venus sólo nos identifican con números. Carlos ha muerto. Lo sentí cuando mi mano, aferrada a la navaja, se hundió en el abdomen de María. La sangre salió a borbotones tiñendo mis vaqueros de color carmesí, los mismos que hallaron en mi casa, los que me condenaron a este destierro, donde ni siquiera tengo derecho a sucumbir dignamente.

     VenusUn español, Eduardo Gil, había descubierto unos años atrás el ciatile, un mineral con la capacidad de curar el cáncer. Sólo se forma en Venus y el proceso para obtenerlo es arduo y peligroso. Nada mejor que enviar los despojos de la sociedad a expiar sus culpas, salvando muchas más vidas de las que habían arrancado. Eduardo Gil ganó el Nóbel. Los que permanecemos aquí, el infierno.

     Todos los días son iguales: extraer la roca, alimentarme, separar el ciatile, dormir, calor. Lo peor es el calor. La quemazón sofocante que sube como un gusano, desde la punta de los pies, hasta el último mechón del cabello. Aquí no hay estaciones. La cercanía con el astro rey no lo permite. Siempre estamos en un eterno verano bajo tierra. La radiación de la superficie nos abrasaría, dejándonos la piel en el mismo estado que nuestras almas, si es que aún tenemos una de esas.

     No digo que no lo merezca. Ni siquiera me arrepiento. María merecía morir. El recuerdo de su agonía es lo único que me hace atisbar una sonrisa. El brillo de sus ojos apagándose lentamente a cinco centímetros de los míos. El ardor de su sangre deslizándose en los dedos. Ella prometió amarme siempre. Sin embargo, la pasión junto a mí se desvaneció, pasando a pertenecer a mi hermano Mario. Él siempre se creyó el mejor de los dos y no podía parar de demostrarlo. También merece morir. Hubiera sido el siguiente, aunque le tenía preparada una angustia mucho mayor. Nada de una estocada rápida, quería verlo suplicar por su existencia. Pasó mi oportunidad. Cometí el error de no esperar al momento oportuno con María. Me pudieron las ansias, tenerla tan cerca y tan vulnerable. Vivirá carcomido por la culpa. Yo, sin embargo, viviré sintiéndome libre. Extraer la roca, alimentarme, separar el ciatile, dormir, calor.

     * 464º: Temperatura media del planeta Venus.

Este relato resultó ganador en agosto de 2012 del concurso del blog El relato del mes (categoría “tema del mes: calor”).

 

Categorías: Relatos | Etiquetas: , , | 4 comentarios

El ajedrez de Ángela

Ángela rompió a llorar desconsolada, cuando su padre comenzó a colocar las piezas en el tablero. Éste la miró con asombro y sin entender nada. Llevaba un mes enseñando a su hija a jugar al ajedrez y la niña se había mostrado entusiasmada, hasta el punto, de solicitar por su octavo cumpleaños una mesa que tenía dibujado un damero, al estilo de las que pueden verse en muchos parques.

"Las jugadoras de ajedrez" de John Lavery

“Las jugadoras de ajedrez” de John Lavery

Ángela, cariño, ¿qué te sucede? ­­

Me da pena… 

Las palabras sonaban entre puchero y puchero.

¿Qué te entristece? ¿Haber terminado las “clases”? ¡Ahora podemos echar partidas de verdad!

Yo esperaba que hubiera otras reglas, un final diferente. Me dan pena los personajes, sobretodo los peones y la reina.

Mi vida, es un juego…

El padre trataba de calmar a la chiquilla, sentándola en sus rodillas y acariciándole la cabeza con ternura. La cría no cesaba de hipar y parecía que podía ahogarse en el mismo torrente de sus lágrimas.

Pero, papá, no lo entiendo. Los peones no pueden hacer nada por defenderse. Sólo pueden ir hacia delante y se sacrifican como si no valieran nada.

Cada pieza tiene su movimiento y su misión. Además, tienes muchos peones.

Pero todos son distintos y únicos. Yo les puse un nombre a cada uno el primer día en la parte de abajo. Este se llama Paco, como el abuelo, este Pablo como el hijo del carnicero…

Ángela fue tomando los peones uno a uno y pasándoselos a su padre. Todas las bases llevaban escrito un apelativo a rotulador y se notaba que la niña se había esmerado con la caligrafía.

Y éste es Carlos, como tú. El nombre de mamá no he podido utilizarlo, porque no hay “peonas”. 

Podías habérselo puesto a la reina.

¡No! La reina me da todavía más lástima que los peones. 

El padre comenzaba a sentirse vencido por la determinación de la pequeña, pero, a pesar de temer la respuesta, continuó preguntando.

"Benjamin Franklin jugando al ajedrez con Lady Howe" de Edward Harrison

“Benjamin Franklin jugando al ajedrez con Lady Howe” de Edward Harrison

¿Qué tiene de malo la reina? ¡Es la mejor! Puede moverse en todas las direcciones, cuantas casillas quiera.

Los peones son los menos importantes. Después están las torres, los alfiles y los caballos. ¡Me encantan los caballos! Estas piezas son superiores a las otras y más grandes. Pero también te las dejas comer si te viene bien. Y por último está la reina que puede ir a cualquier lugar. Eso debería convertirla en la preferida, pero resulta que no. ¡Al que hay que cuidar siempre es al rey! No sirve de nada todo lo que puede hacer la pobre reina.

Cielo, son las normas de la partida. Las cosas son así. El objetivo es acabar con el rey.

¡El rey es un inútil! Sólo puede desplazarse una casilla y depende de que los demás lo protejan. 

La voz de la pequeña ganaba en efusividad por momentos y las lágrimas se estaban convirtiendo en rabia. El padre se dio cuenta de que era una batalla perdida, mientras miraba de reojo la mesa sin estrenar.

Escucha Ángela, tengo una idea. ¿Por qué no creas tu propio juego? Alcanza la libreta y vete escribiendo las normas nuevas. Hasta que lo tengas, ¿qué te parece si te enseño otra cosa? Coge a tus pequeños amigos con nombre, aunque quizás debas hacer modificaciones, porque vamos a jugar a las damas. Aquí todas las piezas tienen el mismo valor y las mejores son aquellas que logran llegar al final del escaque. 

La cara de la niña se iluminó como un estallido de fuegos artificiales, haciendo gala de una enorme sonrisa mellada. Mientras entregaba a su padre los peones, guardó las reinas en los bolsillos y dejó volar la imaginación, fantaseando con el gran proyecto que tenía entre las manos: “El Ajedrez de Ángela”.

*Este relato resultó ganador en julio de 2012 del blog “El relato del mes” en la categoría de tema libre y está incluido en el libro conmemorativo de ese año.

 

Categorías: Relatos | Etiquetas: , , , | 4 comentarios

La Compañía de Magia

ChisteraLa Compañía Estatal de Magia recorría todos los pueblos en una gira sin descanso. Llevaba un programa creado por el gobierno y no eludía ningún lugar, por pequeño y recóndito que fuera. Los carteles de publicidad anunciaban sin cesar la necesidad de no perderse aquel espectáculo, ideado especialmente para servir como terapia del alma. La gente lo esperaba con ansiedad.

El precio no suponía desembolso económico. Los asistentes tan sólo debían rellenar una cuartilla donde escribieran un sueño, un deseo por cumplir.

Aquel día la Compañía había llegado a la aldea de Deziro. El público se fue sentando en las sillas dispuestas para la ocasión y la función transcurrió como todas. El mago Stelisto  iba sacando los papeles del público y los hacía desaparecer en el interior de su chistera. Después ponía en práctica algún típico truco como convertir confeti en una paloma o cortar a su ayudante en dos. Al terminar, la persona dueña del papel utilizado se levantaba y salía. Nadie les decía nada, pero una fuerza interna los empujaba a marcharse. En la puerta les esperaba una bolsa con fruta, leche y pan. Transcurrían tiempos difíciles y toda ayuda era poca.

De esta manera, todos los espectadores se fueron de la estancia, quedando al final un padre y un hijo de unos quince años. El mago metió la mano en el sombrero pero comprobó que estaba vacío.

­­—Disculpen, ¿cómo han accedido al recinto?

El padre tomó la palabra.

—Nos hemos colado. Llegábamos tarde y creímos que no pasaría nada. Al fin y al cabo no cuesta dinero.

—Nunca se había colado nadie aquí. ¿Saben que están incurriendo en un delito?

—¿Qué hace con los papeles que desaparecen? ¿Dónde van?—. El chico había aprovechado la conversación de los adultos para acercarse a la chistera y mirar en su interior.

—No te acerques ahí. ¿Es que no tienes modales? Si no quieren tener problemas, lo mejor sería que rellenaran una hoja ahora mismo.

El padre cogió una cuartilla, dibujó una cruz y se la entregó al mago.

—Estoy en paro desde hace dos años. Perdí el trabajo y después la casa. Más tarde falleció mi esposa, que en paz descanse, y ahora mi hijo y yo vivimos al día. No me quedan sueños, ni deseos, esos ya me los quitaron antes. Cómo verá, su función tiene un precio excesivo para mí.

—Bueno, supongo que podríamos arreglarlo si su hijo tiene dos sueños. Muchacho, ¿tú no anhelas nada?

El chaval miró al mago horrorizado.

—Ustedes vienen aquí a robarnos los deseos. Eso es lo que hacen. Quieren que seamos dóciles, conformistas. Nos muestran unos trucos y con ello esperan que nos vayamos contentos. Es la razón también de que den comida al final. Si no hay hambre, ni aspiraciones, ¿cuál es el problema?

—¡No digas tonterías! Esta compañía es uno de los servicios del gobierno para facilitar la vida a los ciudadanos.

—Y nos engañan diciéndonos que es gratis cuando no lo es. Lo pagamos día a día. No voy a entregarle ninguno de mis sueños y tampoco quiero que se quede con los demás.

El chico agarró la chistera, sacó un mechero y la convirtió en cenizas. El ilusionista se abalanzó sobre él pero únicamente logró chamuscarse los dedos. Mientras los ojos del muchacho ganaban en brillo, los del mago se apagaban. Tomó su varita, dio unos toques sobre una mesa y una humareda blanca precedió a su desaparición.

La Compañía no regresó por allí. Los rumores circulaban de boca en boca. Unos afirmaban que el prestidigitador había muerto y otros que la Compañía había ardido. Algunos lamentaron la pérdida y recordaban lo bien que les venían los alimentos y pasar un rato de diversión. Pero ya se sabe que todo se olvida y pronto nadie hablaba ya de ese tema. De lo que sí hacían comentarios era del espectacular cambio del pueblo. El lugar estaba prosperando a pasos agigantados. Este fue, sin duda, el último gran truco de la Compañía.

* Las palabras “Deziro” (deseo) y Stelisto (ladrón) vienen del esperanto.

"El Prestidigitador" de El Bosco

“El Prestidigitador” de El Bosco

Este relato ganó en el mes de enero de 2014 en el concurso del blog “El relato del mes”
Categorías: Relatos | Etiquetas: , | 3 comentarios

El relato del mes 2012

Título: El relato del mes 2012elrelatodelmes2012_gr2_2

Autor: Varios autores

Género: Relato

Editorial: Bubok

Número de páginas: 271

<<En el blog “El relato del mes” (http:/elrelatodelmes.com) los autores noveles muestran sus obras para obtener la opinión de los lectores, enviando sus creaciones de tema libre y sobre un tema específico que varía mensualmente. Los dos más votados de cada categoría y mes, un total de 48 relatos, conforman esta antología, que ahora podemos volver a disfrutar.>>

¿Qué tienen en común 28 escritores diferentes, de lugares variados y géneros distintos? El blog “El relato del mes” (creado y llevado de manera impecable por Jorge Moreno: http://jorgemorenomunoz.wordpress.com/)  y ahora este libro. Por si aún no lo habíais adivinado, una de esas autoras soy yo.

El funcionamiento es sencillo. Cada mes se propone un tema y a lo largo del mismo se pueden mandar relatos relacionados con él. A su vez, también existe la categoría libre, donde se puede enviar cualquier texto. Los participantes votan y los dos con más puntos de ambas categorías pasan a formar parte del libro. Pero no sólo se queda ahí. Cualquiera puede entrar, leer los escritos y dejar sus comentarios, que servirán a los autores para mejorar las obras. Podéis leer las bases completas en el siguiente enlace: http://elrelatodelmes.com/participantes/el-relato-del-mes/

El libro podéis pedirlo en formato físico (al precio que da la editorial) o descargarlo de manera gratuita en versión PDF: http://www.bubok.es/libros/227785/El-relato-del-mes-2012

La portada es de Mayte Sánchez Sempere (http://maytesanchez.blogspot.com.es/) y fue elegida a través de un concurso en el que compitió con otras propuestas fantásticas. En el volumen, además de los relatos, encontraréis también breves reseñas biográficas de los autores.

Lo peor: Que voy a decir yo, pues que ninguno de los autores nos vamos a hacer ricos con este libro.

Lo mejor: Está realizado con mimo e incluye historias muy diferentes. Son relatos cortos, se leen con facilidad y no hace falta disponer de mucho tiempo. Seguro que cualquier lector encuentra alguna pequeña joya que atesorar, porque hay mucha calidad en los textos. Y, por supuesto, el precio. Merece la pena descargarlo y lanzarse a descubrirlo, no hay nada que perder.

¿Lo recomendaría? Sí, sí y sí. Me pregunto cómo no lo tenéis ya todos. Descargarlo es un gesto pequeño y a la vez un empujón grande y me encantaría que lo leyerais y aportarais opiniones.

http://elrelatodelmes.com/2013/10/13/el-relato-del-mes-2012-el-libro/

Categorías: Reseñas | Etiquetas: , , , , | 5 comentarios

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: